Valoremonos, celiacos

Los celiacos nos la pasamos gran parte de nuestra vida quejándonos de todo: que los precios de los productos GF son altos; que nadie se preocupa por nosotros, que no hay productos en las tiendas; que los restaurantes no tienen menús aptos para nosotros, que no hay botanas libres de gluten, que los refrescos, que los pasteles, que los panes, que… un sin fin de cosas. Pero cuánto hacemos por solucionar esto.

En materia de enfermedad celiaca –aunque no nos guste que se le llame así y que queramos se llame condición de vida– estamos muy atrasados en México. La mayor parte de los médicos aún desconocen como diagnosticarla, como atenderla, como tratarla; los servicios médicos del Estado no la contemplan; los seguros médicos no tiene cobertura para ella; pocos, muy pocos son quienes se dedican a su investigación. Esto es una realidad. No hay ley que se aplique y que obligue a un etiquetado de los productos, aunque exista una Norma Oficial que así lo establezca. No hay laboratorios confiables que realicen pruebas de detección de gluten en alimentos y el único que lo hace en todo el país  comete pifias, que obliga a desconfiar de todos los resultados que han arrojado, sin que sus propietarios hagan algo por adquirir los kit de reacción adecuados.

Pero preguntaba yo que qué hacemos por mejoras las cosas, qué hacemos por mejorar nuestra condición de vida y porque los productos sean más accesibles para nosotros.

Es un hecho que desde hace seis años, que yo comencé con la investigación sobre la Enfermedad Celiaca, las cosas son muy diferentes en la actualidad, Ya hay supermercados, tiendas especializadas que venden productos, escasos, caros y muchos de marcas nada confiables, pero ya hay variedad y cada día se abren más tiendas interesadas en distribución de algunos de ellos. Sí la mayor parte son de origen extranjero, principalmente de EU, España, Italia, autralianos, pero los precios se reducen cada vez más.

Si ante esta oferta del mercado nosotros no acudimos a las tiendas, pues, por supuesto, los dueños de esos negocios ya no los vuelven a traer. Eso se ve y por eso de repentente tenemos muchos productos y al mes siguiente hay uno o dos. De nosotros depende que haya más mercado sin Gluten.

A esto hay que agregarle que los productos que más interesan a los celiacos son todos los referidos como comida chatarra: las papas fritas, los dulces, los chocolates, los fritos, los refrescos; parece mentira, pero son los que más comentarios reciben en algunos foros y eso no ayuda.

Otra de las cosas es que la cocina cada vez la abandonamos más. Ya hay en México harinas de origen nacional y también extranjero, a precios accesibles. Si nos organizáramos, podríamos adquirirlos por costales y los precios nos resultarán aún más bajos. Además, la comida más nutritiva es la natural y México en esa materia es rico. Tenemos carnes de todo tipo, verduras, frutas, cereales la mayor parte de los permitidos para los celiacos. es decir si quisiéramos podríamos comer de lo mejor, rico y nutritivo, pero no, hay que buscar lo menos nutritivo.

Todos esto viene a colación porque me he dado cuenta como podemos comer todo lo que queramos si de vez en cuando nos metemos a la cocina, cocinamos, guisamos y dejamos de quejarnos.

Yo me he podido dar los placeres que quiero. Lo mismo me como un birria, que unas alitas de pollo a la bbq, que una torta de jamón, que una pasta, que un pastel de mil hojas, que uno de tres leches, que una muffins, que una rosca con nueces y arándanos, que unos sopes, que una quesadillas, que un asado, que… lo que se me antoje. Sólo basta buscar la receta, utilizar los ingredientes adecuados e intentarlo.

Pero por decir esto me han dado tales regaños, porque, como dicen la gente no tiene tiempo de cocinar. ¡¡¡Entonces que no se quejen!!! si pagan caro, es porque quieren pagar caro; si no comen lo adecuado es porque no quieren comer lo adecuado, si no hay productos en las tiendas es porque cuando hay no los compran. No seamos contreras. Comer en familia resulta muy agradable y hay un día a la semana, creo que yo, que podemos hacerlo, en lugar de “salir a la calle a comer”, porque es día descanso.

A lo mejor yo estoy mal, porque vivo encerrado en mi casa, pero no sufro las inclemencias de salir a la calle, asistir a los restaurantes y no poder comer o correr riesgos de que me den algo que me haga daño. Las comidas la hago yo y sé lo que me como y comen todos y cada día lo sienten menos el resto de la familia. Es más ya pronto se darán cuenta de que deben adoptar una dieta Libre de Gluten, porque los males que les comienzan a aquejar o que se les recrudecen, requieran de una dieta así.

A todo esto hay que agregar que cuando pretendemos organizarnos para demandar a las autoridades que se nos tome en cuenta, la mayor parte de los celiacos nos hacemos a un lado y ni siquiera una firma somos capaces de estampar en documentos que servirán para respaldar nuestras peticiones.

En fin, esto es algo que traía dentro y que debía sacarlo, porque es triste ver como hay foros desperdiciados con cosas intrascendentes, con comentarios absurdos, arrogantes, soberbios; con falsedades, con desorientaciones y lo que realmente vale la pena lo dejan pasar de largo.

Hagamos algo por nosotros, porque creánme, nadie lo hará por nosotros !!!

About these ads

Un comentario en “Valoremonos, celiacos

  1. De acuerdo contigo! En realidad si nos dejaramos de gruñerias, nos podríamos dar cuenta que el diagnóstico de la Enfermedad Celíaca es una bendición que nos guste o no, nos lleva a un mejor estilo de vida. El descontento y la frustración viene en el momento que no somos capaces de aceptar que para vivir saludables necesitamos hacernos cargo de nosotros mismos. El problema es que la mayoría no tiene el suficiente “amor propio” para hacerlo. Y si no lo tienen por sí mismos, menos van a tenerlo por sus semejantes con la misma enfermedad para apoyarlos, cuando se les hace un llamado. Aunque hay algunas muy respetables excepciones, la gran mayoría he visto, menosprecian su enfermedad y le siguen la corriente a los que opinan que quienes llevan la dieta estricta y se hacen cargo de su alimentación son unos “exagerados”.
    Un abrazo y nuevamente te agradezco que sigas a pie de cañón en el tema.
    Vero.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s