Carta al doctor Antonio Velarde

Cuando llegué al Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” con un cuadro de deshidratación severa provocada por una crisis celiaca más, lo hice convencido de que ahí encontraría una atención adecuada y conocimientos sobre la Enfermedad Celiaca. Y no me equivoqué. Me topé con un equipo de médicos que demostraron tener pleno manejo de una situación como la que presentaba y que nunca saben cómo atender en otros hospitales, porque simplemente desconocen el tratamiento adecuado.

En el Hospital Civil Viejo, como se le conoce me encontré con el doctor Antonio Velarde, entre otros, el cual, a lo largo de dos internamientos que tuve, por 15 días cada uno, me demostró tener la preparación suficiente para el manejo de la situación. No puedo olvidar tampoco a la doctora Rosy Gutiérrez –guapísima- que en su tercer año ya de especialización fue, junto con el doctor Velarde, la que mayor empeño puso en mi caso.

Mucho platicamos sobre lo que me sucedía y se dieron cuenta de que yo también tengo algunos conocimientos sobre la EC y más aún sobre el manejo de la Refractaria que me afecta. Los médicos, encabezados por el doctor Velarde, aunque digan que el encargado es otro, trató de cambiarme le tratamiento que tengo con Prednisoa, por Budesonira, porque me dijo que afectaba menos al organismo y mis ojos ya daban evidente muestras de estar en deterioro exacerbado.

El tratamiento interno fue adecuado. De la atención en el Hospital no puedo decir lo mismo, porque en el mismo cuenta más la vida de un Reo que la de un paciente común y corriente, como lo era yo. Muy lastimado salí del hospital en septiembre de 2010.

Todo iba muy bien. Yo sé, por experiencia propia que seguir los pasos adecuados para las consultas es lo mejor que puede hacer uno como paciente y como médico. Pregunté cómo es que se continuaría con mi tratamiento y la indicación fue hacerlo directamente en el piso 6 del Hospital, donde se ubica el área de Gatro y no en consulta externa como debe ser. Esa fue la indicación y así lo hice hasta que usted se molestó por no haber seguido su tratamiento, cuando ya en casa no respondía igual mi organismo y estaba atado a una cama.

Pregunté en varis ocasiones por los datos de su consultorio particular, porque siempre es necesario tenerlos a la mano y hasta la fecha, después de seis meses no los he recibido. Comenzaron las decepciones.

Yo tuve que seguir con mis consultas en Oftalmología, donde es un mundo de gente a diario y donde hay que pasar toda una mañana. Cada vez que asistí ahí, por cuestiones de que estoy impedido para manejar, pues aprovechaba para pasar verlo en el piso 6. Pero como digo, como cambié el tratamiento y regresé a la Prednisona, pues usted se molestó y déjeme decirle, me decepcionó.

Usted había ganado mucho terreno. Me llevó al extremo de saber que la Enfermedad Celiaca en Guadalajara se desconoce o no se diagnostica por falta de recursos de la gente. Practicarse unos anticuerpos en la ZMG sale alrededor de los 5 mil pesos, los cuales no todos los tienen en la bola o están dispuestos gastarlos por conocer una condición de salud. Eso lleva a dejar un diagnóstico en Colitis, Colon Irritable, o gastroentiritis y no dar el paso definitivo para descubrir la celiaca en muchos pacientes que seguramente lo son. Eso usted me lo dijo.

Recuerdo cuando a los internos, en sus días de estancia en el departamento de Gastro le hizo ver la necesidad de conocer sobre la EC, incluso sacó la cuenta de que en el estado debe haber por lo menos 600 mil celiacos. Aprendí cosas con usted y tuve un nuevo conocimiento de mi afección. Ahora sé más sobre mi realidad refractaria. Eso lo aprendí ahí en el Hospital Civil y con usted a la cabeza de un grupo de médicos.

También recuerdo que tuve que contarle la historia de cómo me lastimó una de las interna que, irresponsablemente, me pinchó mal para sacarme sangre y que prometió tomar cartas en el asunto, como contra el médico que me gritó un domingo que me caí en pleno pasillo, porque me levanté de la cama luego de un malestar que me afectó al cambio de un medicamento. El mediquito ese sigue, seguramente con su inoperancia dentro de las filas de las guardias de Gastro. No lo culpo, ahora conozco más sobre el Hospital y sé que viven inmersos en la grilla, antes que atender las prioridades médicas.

Pero insisto me decepcionó, tanto que desde entonces no lo veo, desde que me dijo que ya no me atendería en el piso 6 sino que siguiera los pasos del Hospital en consulta externa –lo cual debió ser así desde el primer día-, tan sólo porque se sintió celoso de que acudí a los especialistas de la ciudad de México, del INCMNSZ, que me dijeron que lo único que a mí me hace bien es la prednisona, y la experiencia así lo ha demostrado.

A mí me interesaba seguir con usted, conocer más del tratamiento a seguir, o por lo menos de las indicaciones que se me dan en un lugar más cercano al lugar donde vivo, era una experiencia externa, que aunque revivió las decenas de análisis y pruebas de laboratorio, sentía que hacían falta. Pero por la fuerza nada.

Creo y ahora voy a decirle de manera egoísta y quizá arrogante, que tenía usted en su manos uno de los mejores casos médicos que quizá han pasado por ellas… Una celiaca refractario no se da todos los días y sí enseña mucho a la medicina. Debió entender que el tratamiento dictado por usted quizá no fue el más acertado; probó y no funcionó, bueno pues a seguir con el mismo e intentar otras cosas. A eso me acostumbré ya en Nutrición, pero es la única forma de aprender sobre los celiacos de México y avanzar en el conocimiento de la medicina. Lo dejó escapar.

Lo recuerdo frecuentemente y me da pena que usted haya asumido esa actitud de “jalisquillo”, sentido porque la gente que trabaja en INCMNSZ hace lo que le corresponde. No olvide que ellos son los que trabajan en la investigación de la EC en México y que son los únicos que han arrojado resultados sobre la misma. Aprendamos juntos de ellos y eso, le hubiera servido mucho a usted.

Sé que pensará en decirme de cosas, porque dentro de su calmada apariencia, aprendí también que tiene su carácter y que responde a intereses de un centro que está sumido en la mediocridad que le marca el Gobierno del estado. Lo que sucede en el Hospital Civil es reflejo de la negligencia de un gobernante metido en grillas absurdas que disfraza con servicios no cumplidos.

Pero ese es otro asunto. Déjeme decirle que le escribio esta carta por este medio porque no tengo otro para hacerlo, Prometió darme sus datos y nunca lo hizo.

Yo estoy a sus órdenes. Soy un celiaco refractario que requiere de atención, de aprender, de convivir con gente que sepa y tenga conocimientos; que esté preparado y se anime a experimentar, pero que debe tener carácter y afrontar que médicos hay muchos, que cada uno tiene su opinión y que cada organismo reacciona de manera diferente. Los libros dicen muchas cosas, las aplicaciones dicen otras, los Refractarios decimos muchas más y de ellas debemos aprender todos.

De verdad espero lea esta carta y reflexione sobre su comportamiento, porque créame, cada día conozco más celiacos en Jalisco y no tiene una atención adecuada. Ahora mismo supe de un niño más. Trabajemos y ayudemos a superar esta enfermedad que es muy molesta, difícil, y pocos la atienden. Recuerdo lo que un día me dijo el doctor Luis Uscanga del INCMNSZ, “Nosotros no podemos atender a todos los casos, porque no se difunde más esto y se atiende en otros hospitales a los celiacos, urge hacerlo, porque aquí no nos damos a basto”. Debo decir que cada miércoles dan consulta a por lo menos cien perronas y de esas siete u ocho casos, en ocasiones, son celiacos.

Soy un celiaco refractario que le dice dr Velarde, La tolerancia tiene límites y de los demás podemos aprender.

Un abrazo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s