Sonrié, por lo menos. No saben… salté de gusto

La familia en pleno. Veáse mi cara de felicidad

De verdad que mi carácter no es el mejor del mundo. Antes, de verdad, pensé que mi mal genio era provocado por circunstancias ajenas a mí, pero conforme leo y me entero sé que es intrínseco a mí como consecuencia de la misma Enfermedad Celiaca que me afecta, más en el estado en que me encuentro yo de EC Refractaria. Y claro trato de estar tranquilo para evitar alteraciones que pueden estallar en conflicto como muchas otras ocasiones ha sucedido.

En menos de siete días he tenido dos situaciones –bueno, está bien, varias– que me han hecho recordar una situación de alteraciones de nervios.

La primera fue por correo. Le dije a una amiga mía –creo aún lo es, jejeje— a la que la saludé con una frase de “Hola amiga bipolar”. Me contestó, “mira quien lo dice, ya no recuerdas la oficina” Y Sí es que en mi trabajo todos me odiaban porque le ponía mano dura y los ponía a trabajar en serio. Soy muy enérgico en lo que hago y con quienes trabajan bajo mi responsabilidad. Pasó, le deseé  estuviera bien y que cuando se le bajara el furor –la enojada era ella no yo—me escribiera para ver como se encontraba y si ya había concretado su divorcio. Ese es su problema.

Luego ayer fue un “Día de las Madres” para recodar toda la vida. Primero –igual me la hicieron el año pasado—me dejaron con la responsabilidad de la comida, lo cual no me desagrada. Dejé de hacer mis cosas de diario mientras mis hermanas se llevaban a mi madre a desayunar –yo ya no soy convocado a comidas fuera de casa, como resultado de la misma EC—para hacer la comida: pasta sin gluten, para poder comer yo; bistecitos envueltos con verdura –algunos les llaman niños envueltos—una ensaladita, que en realidad era pepino, manzana y jícama rebanada y hojas de lechuga, para que cada quien se sirviera a su gusto. Eso fue todo. El postre ya lo había hecho mi madre –un flan napolitano exquisito—y mi hermano –un pay de limón, que dicen estaba riquísimo, era con gluten—La comida estaba lista para las 15.00 horas que es la hora de comida en casa.

Dieron las 15.30 e hizo su aparición en casa la primera persona. Mi madre llegaba del ¡desayuno! Obviamente la comida ya se enfriaba y yo comencé a ponerme de malas. Se le olvidó pasar por las tortillas que había encargado desde temprano. Se regresó por ellas.

Los siguientes fueron mi hermana y su marido, 15.45 horas, yo ya comía, porque no puedo perder mis horarios de comida, por mi propia salud y bienestar. Mi humor iba en ascenso. Antes ya había recibido la llamada de mi hermano que dijo sutilmente “no han llegado las visitas ¿verdad?, cuando lleguen me hablan, me voy a dormir un ratito” –vive a sólo unas casas de distancia–. Faltaban los nietos, los bisnietos, la hija mayor y el nieto. Ya mejor dejamos las horas aparte. Yo estaba que me “cargaba pifas” –expresión popular para decir que me llevaba la chingada, en forma decente—Me serví mi bistec para terminar de comer y me preguntaron ¿comiste para atendernos a todos? No estallé porque soy muy controlado –jejeje- y dije no, voy a terminar de comer y no me levanto para nada. Y no me levanté. Pero observé.

La comida la dejé calcetándose; la pasta ya no, porque de por sí se rompe –sin gluten es más quebradiza—Salieron a relucir las papas fritas, los chicharrones, las botanas chatarra –las cuales alucino–; los refrescos –yo había hecho agua de limón–. Mi sobrino se pudo a hacer un experimento sobre la mesa. Las pláticas comenzaron sobre el tema de toda reunión: los iPhon y sus complementos. Todos con los aparatos en mano. Yo sin abrir la boca. Los nietos o bisnietos –según la madre que los vea—sin comer decentemente, primero la chatarra y luego una probadita de la comida y a seguir con los postres. Comen de lo peor que he visto en mi vida. Aguanté.

La comida no era suficiente, pero alcanzó con limitaciones. Mi tolerancia llegó a cero, cuando en el Día de las Madres mi madre se iba a levantar a prepara de comer para el esposo de la nieta. Le pedí “dulcemente” a mi madre que no se levantara hasta no termina ella de comer. Acató mi encanto de llamado. Se sentó. Pensé que la esposa del yerno de mi hermana se levantaría a atender a su marido, pero me equivoqué; ni un dedo movió. Eso hizo que reventara. Esperé terminara mi madre de comer y me fui a tirar a la cama, para tratar de relajarme. Me puse a leer un poco en  la computadora y subí algunas notas. Estaba yo furioso. Lo demás, fue su convivencia a grito abierto, con sus malas costumbres; con sus iPhone en mano; con sus botanas chatarra, con sus cervezas y refrescos de bebida y a esperar llegara la noche. Me pagaron por haber hecho de comer. Terminé por reventar.

Como colofón, yo sin ver, porque la operación no se ha concretado, por falta de dinero entre mis hermanos, soy llamado para que salga a ver la nueva adquisición de mi hermana: su nueva camioneta, que precisamente ayer le entregaron. No saben con qué felicidad bajé a verla y todavía me pidieron “sonrié, por lo menos”. No saben… salté de gusto.

Anuncios

2 comentarios en “Sonrié, por lo menos. No saben… salté de gusto

  1. jajajajajajaj
    Sonrio por los dos joya mia !
    He vivido jajajaja cada momento de tu “vianda” es amigo mio casi lo mismo siempre…consuelate amore …tampoco sonrió en estas situaciones y no por la dieta, ni por que que tenga horarios limitados para mantenerme saludable nada de eso….ocurre que una esta acostumbrada a un cierto orden, “a mi orden” si me lo desbaratan me enojo…recuero muy bien una de esas reuniones familiares donde los niños de una prima jugando con plastilina la metieron en la cazuela de la sopa….hace ya tiempo que comencé a eludir estas reuniones, claro que mis viajes ayudan mucho…ahora hasta mi hija me da la razón jeje también ella empieza a desaparecer; eso si, con una amplia sonrisa siempre !
    un beso amore

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s