Estoy enojado

Sí, hoy estoy enojado. Llevo tres días que me he dedicado a moverme. Sí, a moverme físicamente, porque llevaba ya cerca de seis meses que no salía ni a la puerta de la casa, sentado sobre mi silla frente a esta computadora, porque mi vista venida a menos me había propiciado una depresión tremenda que me obligaba a permanecer encerrado. No veía nada por mínima que fuera la luz que daba en la cara. Las Cataratas me bloqueaban totalmente.

Ahora, gracias al apoyo de mis hermanos y mi madre, me han operado los dos ojos. La vista, pues como saben no la recuperé al 100%, bueno el ojo izquierdo sólo funciona el 10% y el derecho aún no encuentra su punto de enfoque real, pero las intervenciones oftalmológicas me dieron una nueva vida. Mi vida cambió y mi espíritu de convivencia se recobró en parte.

Parte de esa vitalidad recuperada, me ha hecho que me hastíe de tanta violencia que se vive en México, en Jalisco, estado donde radico, y que haya decidido poner en venta mi sitio dedicado a esa parte de la historia de México actual y que haya tomado la determinación de dedicarme de tiempo completo a avanzar en la conquista de beneficios para los Celiacos de México. ¿Cómo lo haré?, no lo sé, pero estoy convencido que debemos avanzar, porque me da coraje observar como el mundo gira en torno a nosotros; como en Argentina de logra la reglamentación a la Ley Celiaca, como el España se consolida una plataforma para alcanzar la Ley en la materia y en México, cómo cada día logramos dar un paso adelante, pero dos atrás, por falta de interés de la misma comunidad.

Esto enojado decía, porque como parte de ejercitación, me salí a caminar. Fui hasta un Wall Mart en el sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara, serán unos dos kilómetros de ida y otros dos de regreso; tres para ser exactos, de acuerdo con el medidor de mi móvil (caminé 6 kms; 7198 pasos, quemé 292.1 calorías). Para alguien que tienen más de seis meses de no moverse, créanme, resultó un gran reto, pero lo hice con la convicción de llegar a descubrir nuevos productos Libres de Gluten y oh, desgracia. Encontré ¡nada! Ni los productos ya conocidos que se expenden en esa tienda.

Por eso estoy enojado, aunque debería estar contento, porque tuve visitas en la casa. Mi madre organizó el cumpleaños de mi sobrina con una comida que ella misma preparó, pero oh, algo no se tomó en cuenta. Yo no podría comer de lo hecho porque todo contenía gluten o era comida de riesgo. Un arroz semicocido, de ese que llaman de cinco minutos; pechugas de pollo con crema de chipotle –chipotle adobado de lata, por supuesto-  y una ensalada tipo caprese, que es lo único que medio comí. Pastel de tres leches para el postre. Yo había hecho Muffins sin Gluten de Moras negras y Frambuesas –riquísimos—. Tuve que calentarme una pasta que sobró de ayer y hacerme un par de bisteces encebollados, comí, ya que habían terminado todos. Esa fue mi comida.

Para rematar, me dediqué a observar como unos niños no tienen otro entretenimiento que los juegos de computadora, impulsados por el padre, que es su devoción. Finalmente me salí a una banca que tenemos en el exterior de la casa. La tarde había caído y el clima era de lo más agradable.  Contemplé el panorama. El día culminó y me subí a prender la computadora y a escribir y descargar mi coraje contra todo y contra todos.

Como colofón me sé en medio de una lucha y un impulso por los Celiacos de México, una batalla en la que, como me dijo Sonia, estoy muy sólo y en la que me reprochan que sea sólo un grupo virtual, todo porque la gente no se deja ayudar y no participa como uno espera.

He abierto un grupo, una página en Facebook, mantengo el blog, me peleo con las grandes empresas, les escribo a varias, para constatar que algunos productos son libres de gluten y lo comparto y muy pocos participan de ello.

Realmente estoy muy enojado y, lo peor, creo que tengo razones para estarlo.

Anuncios

2 comentarios en “Estoy enojado

  1. Me da gusto que hayas salido y sobretodo que tengas la energía para caminar toda esa distancia. Y bueno, lamentablemente en México no hay mucha información ni participación incluso de los que padecemos esta afección. No hay muchos productos que se puedan consmir y menos lugares a donde se pueda salir a comer. Por otro lado esto nos ha orillado ha llevar una dieta excepcionalmente sana, veo ese lado positivo. Los productos gluten free que se venden en las tiendas son escasos y muy caros, aparte un dia los encuentras y otro no, asi ni te puedes programar para ir a la tienda a comprar tus cosas.

    Comentabas que en México no hay planes de que mac donalds tenga hamburguesas sin gluten, personalmente nunca me gustaron las de esa cadena pero estaría bien que hubiera alguna cadena de fast food que tuviera alguna opcion sin gluten, subway por ejemplo, para tener donde salir y comer algo de vez en cuando.

    Te diré que yo en la Ciudad de México no conozco a nadie personalmente que tenga EC, siendo la ciudad más poblada del mundo, o la segunda, lo que sea. Nadie con quien platicar. Nunca me ha ocado ir a la tienda y encontrar a alguien escogiendo algun producto sin gluten, es mas, ni se ve que nadie haya agarrado algo.

    En esto uno se siente muy solo porque a veces hasta en la misma familia no agarran la onda. Por ejemplo el otro dia iba con mi hermano en su carro con su esposa y se detuvieron en la panadería el globo y él me preguntó que si quería pan, claro, tan inofensivo que parece el pan, se les va la onda. No tenía ganas de discutir ni volver a explicar nada, por lo que solamente contesté, no gracias.

    Me he resignado y acostumbrado a hacerme de desayunar comer y cenar y a evitar salidas, reuniones, viajes , etc y pienso que valdría la pena si la dieta sin gluten marcara una clara mejoría, pero a un año del inicio de la dieta, si bien mis sintomas digestivos han mejorado, en general me encuentro muy cansado, bajo de peso y masa muscular, asi que pienso que la recuperación será muy lenta pero no pierdo las esperanzas de estar bien.

    Bueno ya no tengo más que decir por el momento.

    • Gracias Alex por compartir. Lástima que no nos hayamos encontrado en la ciudad de México, yo vivía por allá y me reuní en varias ocasiones con varias personas celiacas. Organicé varias acciones, pero fuera de dos o tres personas que ayudaban, no se logró más. Ahora hay muchas más personas, pero son dificles de conectar en físicamente. Ya te acotumbrarás y una buena dieta te puede dar resultados. Debo decirte, algo que me faltó mencionar, que he subido de peso extraordinariamente. Ya peso 73 kilos, lo que nunca en mi vida, pero es por una dieta de cinco comidas diarias y casi siempre lo mismo, fruta, verduras, pollo, huevo y queso, además de dos tortillas de auténtico máiz en cuatro de ellas y un complemento alimenticio en la quinta -que en realidad es la cuarta del día-, pero nunca había estado en las condiciones que me encuentro ene ste momento. No siempre se logra, porque los celiacos somos renuentes a la DSG. Ojalá todos hicieramos lo que debemos desde le primer día, pero es cuestión de voluntad. Estoy a tus órdenes y date una vuelta por el grupo o por la página de celiacos de México, ahi encontarás a gente del DF. Un abrazo
      Óscar Hernández
      Celiacos de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s