Hoy estoy contento

Y no se los compartí antes -celiacosdemexioc- 07072011

Hasta ahora, a mis 55 años, me doy cuenta de cuán importante es hacer un poco de ejercicio. Tan sólo caminar unos cuantos kilómetros hace de la vida otra muy diferente. Resulta que, como les he platicado tengo cinco años de que comencé a tomar Prednisona –esterocorticoides- como resultado de la Celiaca Refractaria (ECR) que me cargo; me he hecho dependiente de este medicamento, porque sin él  mi vida prácticamente se me puede ir en una deshidratada causada por las constantes diarreas que me provoca mi estado de salud.

Conforme ha ido pasando el tiempo la dosis se ha ido incrementando. De estar en 5 mgs, en un principio a últimas fechas ya no podía bajar de 30 mgs, porque inmediatamente comenzaban a incrementarse las evacuaciones, me daba demasiado sueño y la baja de peso era inmediata. Llegué a estar hasta en 59 kilogramos –mido 1.75 metros-  y mi recaída era inminente al hospital con baja de electrolitos –principalmente el potasio y el magnesio- y la subida de la creatinina, lo que obviamente era una muestra de afectación al riñón, que habría que controlar con la inyección de líquidos vía intravenosa. De tres a cuatro días en recuperación y posteriormente a comenzar la cuesta arriba en peso y en apetito, el cual perdía casi en su totalidad.

Pues de tres semanas para acá comencé a caminar un poco. Primero 3 a 4 kilómetros diarios; después fueron 5 kilómetros y algunas otras actividades. Hoy inicié con 7 kilómetros, en una hora aproximadamente. Dejé la computadora un poco y me levanté de la silla en la que permanecía hasta 12 horas diarias. Mi dieta, desde principios de año ha sido monótona sí, pero rica, balanceada y nutritiva. Seguí con un complemento alimenticio que vende Nestlé no en tiendas ni farmacias, sino por pedido y que me recomendó un médico en la ciudad de Guadalajara, donde radico; además de que me tomo un Yakult diario.

Esa es parte de mi rutina diaria. Mi menú, ya se los he platicado: por la mañana a las 7.00 horas, un par de naranjas en gajos, una ración de sandia, un par de huevos con verduras mixtas salteadas en mantequilla, con un poco de sal y pimienta. Lavo el carro de mi madre, lo que me ayuda a mover los brazos. Salgo a caminar. Un baño con agua tibia y una pestañita de 10 minutos. A las 12 horas un Yakult, un par de quesadillas de queso manchego y verduras mixtas igual que en la primera comida. Agua de limón entre cada comida.

Entre las 15.00 y las 16.00 horas, mi comida completa: una ensalada que puede ser de pepinos solos, o con lechuga, o con zanahorias o cualquier otra hortaliza o verdura frescas; sopa de arroz o alguna crema de verdura con un poco de queso fresco; un plato fuerte que casi siempre es pechuga de pollo asada sin grasa y unas verduras salteadas en mantequilla. Dos tortillas de  maíz y si hay, un poco de pan o biscocho que yo mismo cocino. Claro todo sin gluten. Agua de limón en las siguientes horas. Nunca agua durante las comidas.

Ya por la tarde, entre las 19.30 y 20.00 horas me tomo mi complemento Boots de Nestlé, ya sea de fresa o vainilla y una ración de fruta, que casi siempre es melón. Entre las 21.30 y las 22.00 horas mi cena y última comida del día: un par de quesadillas de queso manchego con verduras salteadas en mantequilla –las verduras siempre son chayote, zanahoria, papa y calabaza- y un vaso más de agua de limón para las horas siguientes antes de dormir. Y así culmino mis actividades con la vista puesta en la televisión en mis series favoritas que pasan a esas horas, hasta las 24.00 horas.

Eso me ha hecho sentir estupendamente. Pero lo que realmente es de destacar en toda esta historia son dos cosas. Primero, la Prednisona me animé a bajarla desde ayer a 25 mgs y lejos de provocarme la recaída de otras ocasiones, me he sentido bien. Con ánimos, con poco sueño, pero no el que me daba de tumbarme en la cama; las diarreas no se han incrementado, sino que por contrario creo que hasta se redujeron. Es decir pasé la barrera de los 30 mgs que me tenía como en trauma constante y me siento estupendamente. Ya le pedí a mi médico que me autorice bajar el esterocorticoides a 20, lo cual haré a partir del lunes próximo y así, espero lograr mayores reducciones y mejores resultados, porque, como saben este medicamento ha sido la causa de mis grandes males como el de la vista.

Claro tomo otros medicamentos compensatorios, como es alopurinol para la gota; calcio para los huesos, porque tenía ya principios de osteoporosis y ácido fólico para evitar anemias o algo por estilo.

Mi peso es otra de las novedades; desde que recuerdo, hace ya unos cuantos años, nunca había logrado pasar de 67 kilos. Hace como un año llegué a estar en 70 kilos, como una semana y de ahí me fui para abajo, con algunas recaídas, hasta 59. Pues ahora, de un mes y medio para acá mi peso rebasó no sólo los 70 kilos, sino que estoy en un peso de 74.300 kilos, claro eché pansa, me puse cachetón y me siento bien.

El doctor me decía que podría ser retención de líquidos, pero -por lo menos yo no lo noto- no hay hinchazón de manos o pies o algunas otras partes del cuerpo que pudieran evidenciar eso, por lo que creo que es si es un aumento de peso real. Ya lo dirá el médico cuando lo vea a fin de mes.

Mi vista, después de la operación ya en ambos ojos de glaucoma y cataratas, ve en mejoría y con la ayuda de lentes, pues recuperé una gran parte; no del ojo izquierdo, porque ese se perdió en definitiva en un 90%, pero el derecho compensa porque está al 100% aparentemente.

Así es que lo poco de ejercicio que hago, mi salida a la calle nuevamente y mi alimentación, creo que me permiten estar de buen humor en estos días y ello me hace feliz. Ya sólo me falta una buena chica que me haga compañía y un trabajo que me permita tener ingresos propios, porque eso de depender de terceros es mortal.

Por cierto, soy tan egoísta que ni mi biscocho de chocolate que hice hace un par de días le compartí. La foto muestra lo que queda de él, que creo hoy sucumbe en la comida. Me quedó de lujo –claro este fue de cajita- con un añadido mío de mermelada de fresa que le dio un toque especial.

Por todo lo anterior, los invito a salir de su casa a la hora que puedan, caminen un poco y créanme, les ayudará a mejorar su condición de vida. Y eso a tener un buen ánimo y sentido del humor. Por eso es que ahora estoy contento.

Anuncios

6 comentarios en “Hoy estoy contento

  1. que gusto q estes bien echale ganas, sabes yo tengo un año tomando prednisona, y la verdad esque suni 12 Kilos en 3 meses , y tambien hago mucho ejercicio y me cuido la alimentacion pero ahora no se como bajar por mas q hago no consigo gran cosa …me deprimo facil pero sin la prednisona olvidate me pongo muy mal… espero encontrar a alguien q me diga si esto algun dia va cambiar..

    • Maribel debe de cambiar porque la prednisona no deja nada bueno… yo llevo seis años ya con ella y no sabes lo que me ha afectado… ahora estoy con 20 mgs y espero ya poder bajarla más… pero de 2006 a 2010 ni con el medicamento subía de peso, porque no había absorción, Pero ya ahora estoy en pleno ascenso y en muy buen estado de salud… Ojalá puedas irla quitando poco a poco… Un abrazo

  2. Muy buenas noticias, la caminata, la reducción del corticoide, la ganancia de peso; más que suficientes para estar contento. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s