Viaje redondo

Mientras me atendía, espiaba al consultorio de enfrente -20072011

Ayer miercoles, como les dije en FB, viajé a la ciudad de México a mi cita médica de control –que casi termina en descontrol, pero la libramos–. en un viaje que resultó casi redondo y muy reconfortante, porque no solo fue médicos, sino la oprtunidad de conversar con un pequeño grupo de celiacos y, lo mejor, de poder estar con mis hijos, aunque fuera tan solo por un ratito.

Por la mañana tuve oportunidad de estar cara a cara con Gely, con Vero, con Alessandro, tres de los celiacos más activos en la red, pese a su poco tiempo de haber sido diagnosticados. La plática fue interesante, porque aunque breve el tiempo, tuvimos la ocasión de intercambiar experiencias y conocer un poco de nuestras vidas.

Fue un cafecito, como le he llamado, que por lo que se proyecta puede repetirse el mes que entra con la asistencia de algunos más, gracias al apoyo de gente que trabaja en pro de los Celiacos de México. De esto ya les daremos cuenta en su momento.

Después mi excursión al Hospital, al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, para entrevistarme con el doctor Eduardo Cerda. Tuve la oprtunidad de saludar brevemente al doctor Uscanga.

Aquí las cosas resultaron, aunque positivas en lo general con algunas nuevas sorpresas.

Les puedo decir que mi aumento de peso es real, porque ya corroboré con el doctor que no hay retención de líquidos. Pesé 73 kilos. Estoy bien en este aspecto. Pero la Prednisona ya comienza dar mucha lata. Hay cambios en mi tonificación de piel, mi pie izquierdo duele, y me hizo una mala pasada, provocó que me cayera en unos matorrales –no, no se rían, no soportó mi peso y para no lastimarme, pues caí– y la debilidad en las piernas, dice el doctor es precisamente provocado por la cortisona que tomo la Celiaca Refractaria. Hay que dismnuirla y eso depende de mi y como lo soporte mi organismo.

Lo importante aquí es que mientras no deje de comer, no deje de salir a caminar todos los días, y me olvidé de los efectos negativos de la misma, podré soportar una reducción importante. Me he dado cuenta que en mucho es cuestión de ACTITUD lo que cuenta. Hoy ya comencé con 20 mgs. y espero en una par de semanas bajar más la dosis.

Lo preopcupante de esta ocasión es que en la axila izquierda me encontró el doctor Cerda un ganglio inflamado, que puede ser por varias cosas, la prednisona, o alguna otra situación provocada por la supuesta Tuberculosis que me trataron durante el año pasado. Para ello me tengo que practicar una “biopsia total”, es decir extraerlo completamente y mandarlo analizar a patología para tratar de descaratr sea un linfoma cancerígeno. Eso lo tendré que hacer en los siguientes días.

Por lo demás, una presión alta, que me provoca los dolores de cabeza. Habrá que estar checnado seguido esta situación. Mucho mejor en materia de anemia. Mi hemogoblina en niveles aceptables, lo mismo las plaquetas, y sólo el Potasio bajo, pero al parecer mi organismo ya lo toma como normal a esos niveles. Sin embargo habrá que tomar potasio en pastillas para tratar de nivelarlo. Mientras las diarreas no aumenten -efecto de la reducción de la cortisona– no habrá necesidad de más, pero si sucede entonces sí, a tomar algún otro medicamento, por aquello de la colitis microscópica.

Ya de regreso, un rato con mis hijos, que me acompañaron a comer y de regreso a la ciudad de Guadalajara. Un viaje cansado, porque casi no dormí, pero bueno en convivencia y acción, por eso digo fue un viaje redondo.

Anuncios

2 comentarios en “Viaje redondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s