Más que una Dieta Sin Gluten…

Albóndigas en caldillo de jitomate, con verduras y fideos chinos; un platillo muy apetitoso y nutritivo

Y sí, todo es voluntad, todo está en la cabeza, todo es cuestión de orden, empeño y vocación. Bien dice la señora que tengo al lado, cuando de dietas platicamos.

Yo no tengo más qué decir, más que lo bien que me va desde hace unas cuatro semanas en que asumí que mi dieta debe ser aún más estricta que una simple Dieta Sin Gluten.

Dejar de sentir esos intestinos inflamados después de cada comida; asumir que mi estado de ánimo es otro, quizá mucho más positivo y que mi situación física es de mucho mayor fortaleza, me dice que las cosas marchan por buen camino.

Y es que cuando las coas marchan bien, pues ni pa’qué quejarse; por el contrario hay que entrarle con más ganas y esperar que la evolución tome su marcha ascendente para recobrar esos bríos que nos permiten estar al día, con la mejor de las actitudes.

Mucho les he comentado en la redes sociales el cambio de mi dieta, esa en que no sólo se suprime el trigo, la cebada, el centeno y la avena, sino que además aleja de mi el maíz, los azúcares, los lácteos, los aceites comerciales e incrementa la ingesta de carnes, huevo, y algunas semillas como las nueces, las almendras, los cacahuates.

Ésta dieta sé que ha causado controversia, porque como buenos mexicanos que somos, la base de nuestra alimentación es el maíz y quitar las tortillas, los tamales, la fécula o almidón de maíz, implica prácticamente transformar nuestra alimentación en un 100%. Pero créanme, no es difícil si queremos mantener una buen estado de salud.

Platicaba yo ayer, por ejemplo, en Facebook, en el grupo de Celiacos de México, que como Celiaco Refractario debo tomar Prednisona, como base de mi tratamiento, independientemente de la dieta. Bajar unos cuantos miligramos de este medicamento implica una descompensación en el organismo, porque como deben saber son esteroides con cortisona y en casos como el mío, provocan dependencia. Ahora hay un atenuante, en esa pretensión de cambiar de medicamento, tomo Budesonida desde hace tres semanas, a la par, otro inmunosuprsor, pero que tiene menos efectos secundarios que la prednisona. Hace dos años se  intentó lo mismo con resultados nefastos. No me podía levantar de la cama porque las piernas no respondían y mi estado de salud general era deplorable.

Hoy, quiero pensar que la Dieta que llevo ha ayudado a no sufrir esas consecuencias. La Prednisona estaba en 30 mg, pero desde hace cuatro semanas comenzó a decrecer cada semana en 5 mg y es así como ahora estoy con tan sólo 10 mg y las consecuencias no han sido las de otros momentos. No hay incremento de diarrea, que es una de las peores reacciones; no ha habido sueño exagerado, no ha habido debilitamiento de piernas ni del organismo en general y eso, créanme, es muy buen síntoma y un  punto a favor de la Dieta que he asumido.

Le llaman Paleo, le dicen Dieta de Carbohidratos Específicos, yo le llamo simplemente un régimen de alimentación sano.

Como he dicho, como carne tres veces al día; trato de que sea de diferentes tipos, como res, puerco, pollo, principalmente, pero además por las mañanas no fallan los huevos de gallina; trato de completar con frijoles, aguacate y algunos fideos chinos hechos a base de frijol mugo y chícharo. En todas las comidas hay frutas o legumbres. Por supuesto los lácteos desparecieron de mi dieta, al igual que los aceites comerciales; cuando requiero de engrasar algo para freír, lo hago con  aceite de coco.

Otras de las características que se presentan cuando la baja de la Prednisona es la baja de peso, porque entiendo que el organismo se descincha, lo cual ahora tampoco ha sucedido. Es decir, si me muestro más delgado, pero mi peso se mantiene en 72 kilos, lo cual es un peso óptimo para mi estatura (1.74 m), lo que indica que hay una buena absorción en el intestino.

Una dolencia más es la Gota que desde hace algunos años padezco y que pensaríamos que con la cantidad de carne que como ahora estaría a punto de reventarme las rodillas (como ya ha sucedido en varias ocasiones, dos de ellas han tenido que sacarme líquido de las mismas por la inflamación provocada ante la acumulación de ácido úrico, que como saben son cristales que pueden dañar severamente las articulaciones) y, sin embargo, las cosas marchan bien. No hay inflamación  no hay dolor, no hay molestias.

Con esto no quiero convencer a nadie de que este tipo de dieta es la mejor para los celiacos, pero sí decirles que probar no nos quita nada y, sí, por el contrario puede enseñarnos que para aliviar nuestra condición de vida y asumir una vida más sana, debemos cambiar nuestro hábitos alimenticios.

La Dieta Sin Gluen es de por vida, pero ya es tiempo de reflexionar en que también el maíz, los azúcares, los aceites, el café, pueden ser la causa de que no alcancemos ese bienestar que tanto anhelamos.

Se los dejo como mi reflexión de hoy, porque sentirme tan bien, en cuanto a mi estado de salud, me da elementos para animarlos a ustedes a entrarle a este régimen alimenticio que puede resultar la solución a muchos achaques. En cada uno de nosotros está, hacerlo o no…

Yo ya probé y me da buenos resultados hasta ahora… ¿y tú?

 

Anuncios

6 comentarios en “Más que una Dieta Sin Gluten…

  1. Gracias de nuevo Oscar poresta entrada que acabo de leer, ya te he agragado a favoritos y sin temor a equivocarme te digo que lo que leo de tus entradas es lo mas claro y LOGICO que vengo leyendo en toda la red en castellano, gracias de nuevo y quedo a tento a mas entradas.

    Fernando

  2. Hola don Oscar.. sabes t admiro muchisimo x ser un celiaco muy valient y gracias a ti tenemos tanta informacion pa nosotros y q bueno q t sentis mejor con la nueva dieta, lo q no entiendo xq lo d la prenidsona…
    uno d estos dias m animo y les cuento todo lo q tuve q pasar pa llegar a saber q soy celiaca..
    mis saludos pa ti y mucha fuerza………….

    • Hay un estado de la Celiaca extremo que no responde a la Dieta Sin Gluten y tienen mucho más consecuencias, se llama Celiaca Refractaria, en donde se involucra una atrofia mayor de las vellosidades intestinales, se elevan las posibilidades de desarrollar linfomas y se comienza con una serie de complicaciones que sólo es posible controlar con inmunosupresores, que es el caso de la Prednisona y que es mi problema, que creo estoy en vías de superar, porque la reacción sufrida en otras ocasiones ante la baja del medicamento han sido desastrosas, lo cual no ha sucedido ahora… Corro el riesgo mayor al bajarlo de 10 mg, pero el próximo viernes me la voy a aventar, lo bajo a 7.5 mg y veo reacción y de ahí hasta desaparecer esa medicina que hace demasiado daño al organismo… Esa es la explicación. Espero haya quedado claro

  3. Me da gusto leerte tan optimista, lleno de energía y anímado. Qué impresión que has podido bajar ya los medicamentos. Señal que como bien dices, tomaste la decisión correcta. Adelante, que vas haciendo un gran camino al andar.
    Te mando un abrazo.

    • Gracias Vero… tan optimista estoy que a lo mejor llego a mi cita del 22 de agosto sin prednisona, lo que sería una gran sorpresa para los médicos… Me encantaría ese logro y ver la cara del doctor Uscanga y del doctor Cerda… estoy a dos semanas de conseguirlo, cada viernes bajo la dosis… No creas me da cus cus, pero no hay más enfrentar los miedos… claro con precaución

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s