Hoy si no tengo perdón…

Bien lo digo, éste fue un domingo de buenas cosas, pero de otras muy malas para mi dieta y todo porque me fui al cine con mis hermanos y madre y se nos hizo tarde para la comida.

Ya todo estaba preparado; haría bisteces con papan y cebolla; una de mis especialidades; pero como yo ya hace un tiempo que no como papas, debería sacar mi parte de bisteces hasta donde quedan sólo encebollados, es decir, antes de agregar las papas. Las prisas me lo impidieron y quedaron todos los bisteces “empapados” –vamos a llamarle–. Así me los comí; eso sí –al igual que los gordos que se embuten 20 tacos, pero con su coca light–, con mis tortillas de tapioca, para evitar el daño.

Pero la falta mía no quedó ahí.  Por la mañana me fui al mercado, al “tianguis” y había flor de calabaza; se me antojó y compre cuatro ramitos, que al cocinarlos se hacen nada. Los lavé, mi madre los limpió de toda la basurita que tienen y al regreso del cine, me di a la tarea de prepararla como se acostumbra en la ciudad de México para quesadilas: cebolla, chile serrano, bien picados; sal y pimienta y se fríe en aceite –de coco– y se agrega la flor partida en trozos grandes. Se deja cuecen bien y está listo: Todo este preparado –que insisto se reduce mucho– se pone en partes iguales en tortillas de maíz, se le añade queso ya sea manchego o adobera y se calientan en comal. Son irresistibles.

Y sí tan irresistibles que dije, que me agarren confesado, me voy a comer una quesadilla y a ver si no muero mañana; Hasta ahora sigo en pie y sin molestias mayores.

Como si la malaobra no hubiera sido suficiente, rematé mi comida con medio muffin de Nutella que hice anoche para la comida y para que mis hermanos  se llevaran uno, porque estos si les gustan “matarili, liri, lón”.

Sólo espero que mañana amanezca en buenas condiciones y prometo no volver a hacerlo… claro si quiero mantenerme en buenas condiciones de salud.

Y es que les he platicado mi nueva dieta, parte Paleo, parte SCD y parte lo que se me pega en gana, jajaja… La verdad es que me sentó tan bien esta dieta, que he regresado algunas cosas a mi alimentación, como el arroz, y las harinas como la fécula de tapioca, la fécula de papa y, en consecuencia, algunos de los panes que hago; eso sí, solo los que no tienen leche, porque cada vez que pruebo uno que contiene leche líquida me causa muchos trastornos internos, sin llegar a nada de peligro, pero creo que me haré la prueba de intolerancia a la lactosa, porque ya dudamos de ello.

En fin. Estos demuestra que de vez en cuando podemos darnos un pequeño lujo. Fue una tortilla de maíz; fue un poco de papas con la carne y un poco de azúcar del muffin, por lo que trastornos, espero, no hay. Una cosa sí les digo. En mucho tiempo esto no volverá a suceder. Mejor estar bien al 100% que andarle buscando “tres patas al gato”.

Domngo de buen cine; de descubrir productos gluten free (posteados en Facebook) y de comida nada sana, pero tolerable. Ya solamente falta la cena y a dormir. Pero debeo confesar que no tengo perdón, eso sí, sólo por este día… Jajajaja.

Anuncios

Un comentario en “Hoy si no tengo perdón…

  1. Jajajaja!! Me encanta tu buen humor que tienes desde que estás con tu nueva dieta, que refrescante y renovador es ver que hay camino aún en los casos más difíciles y que los médicos ya no daban más!
    Te aplaudo y que envidiaaa!! Creo que mañana buscaré unas florecitas, para comermelas aunque sea así nada más guisaditas como dices, que se lee riquísimo. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s