La celiaca no perdona y cobra facturas muy caras

Me queda claro que nunca tendré el físico de “Charles Atlas”, como también me queda claro que tampoco seré un “sex simbol” como David Becham, pero si tengo muy presente que la celiaca no me vencerá todavía, aún y con el cometido de errores de principiante o debutante en este estilo de vida.

A estas alturas del partido no es perdonable que yo salga a la calle y me venzan las tentaciones “gastronómicas” de los puestos de lámina o de los changarritos.

Es cierto que tenemos tantas limitaciones en la dieta que quisiéramos arrasar con todo lo que vemos o nos presentan con tan agradable olor o sugestiva presentación, pero no podemos darnos esos lujos quienes estamos sometidos a una Dieta Sin Gluten (DSG) de por vida.

No, no es moda, como aquellos que adoptan la DSG por su ingenua creencia de que bajarán de peso o que serán mucho más dinámicos y rendidor, como lo es el tenista servio Djaikovic; para los celiacos la DSG es nuestra medicina y así debemos entenderla y hacerlo entender a los demás.

Pero dice que hasta al más osado se le van las patas de vez en cuando y es que la semana que termina, el lunes para ser más preciso me di a la osadía de comerme unos tacos de carne asada –mi pasión– en un puesto callejero.

Claro, realicé todo el protocolo consabido para estos casos ¿su carne está marinada? ¿le pone algo más que sal y pimienta? ¿sus tortillas son de maíz? ¿no le adicionan harina de trigo? sus salsas no contienen polvos adicionales? La respuesta a todo fue favorable para mi, pero evidentemente en algo me mintió o simplemente el maíz cada vez hace más estragos en mi organismo.

El hecho es que al día siguiente, por la mañana, me levanté –como todos los días– a tomar mi jugo de naranja, mi fruta y al terminar me comenzó un ataque de temblorina con un frío intenso que quedó fuera de mi control. Me recosté y seguí temblando. “Tengo fiebre”, me dije. Subí a mi cuarto, saqué un termómetro y nada; mi temperatura estaba en 36.5 °C.

Me volví a poner un pants, me metí debajo de las cobijas y me quedé profundamente dormido. Antes ya había ido al baño en dos ocasiones. Evacuaciones líquidas totalmente; agua y no otra cosa. Me habré despertado en dos ocasiones entre las 8.00 y las 14.00 hrs, claro sólo para ir al baño. Hambre, nada. No comí en las siguientes 48 horas. Ya ni la fruta me entraba.

Un día más, o sea el jueves ya mi situación era caótica; no obstante mis cuidados con un pequeño incremento en el medicamento que tomo; más sales de potasio y la toma de agua de pepino con apio y limón,  para evitar la deshidratación, las evacuaciones me ganaban.

Al medio día del jueves no hubo de otra a buscar un hospital. Recorrer varios kilómetros para llegar al Hospital Civil. Ya ahí, el ingresar en sillas de ruedas –mi debilidad ya era patente– las enfermeras me regresaron por donde entré “No hay cupo. Está lleno. Todo mundo quiere venir a este hospital y ya no cabemos. Vaya a otro”.

De regreso, ahora al Civil Nuevo. Llegamos. Parecía mercado en domingo. Decenas de personas atiborradas en la puerta. Ni te pares, dije a mi hermana que era quien conducía el auto. Emprendimos de regreso hacia Tlajomulco. En el camino una Cruz Verde. Pues quí, dije, que me ponga un poco de suero y con eso tengo.

La atención muy buena. Nada de gente. Ingresé. me recibió un médico muy joven al cual le dijimos que iba yo deshidratado y ante su pregunta la respuesta fue: Soy Celiaco ¿Comió algo con trigo?, dijo, No contesté. Bueno más bien no sé.

Había caído en manos de alguien que por lo menos sabía lo elemental de la EC. Ordenó ponerme suero inmediatamente; me tomaron muestras de sangre y al laboratorio. Una muestra de orina adicional. Una revisión y la llegada de un accidentado propició que el médico cambiara su atención a otro consultorio. Yo ya estaba atendido.

El suero se terminó. Había una doctora a mi alcance; la llamé y pregunté si me pondrían más. -Deje ver sus resultados, me dijo. Pidió me pusieran medio litro más de solución Harman. Me extendió mis resultados de laboratorio y me dijo tiene usted infección en las vías urinarias y en el estómago. Debe ir a un Hospital a que lo vea un Nefrólogo, su creatinina está muy elevada y eso no está bien. Vaya antes de que el riñón se lastime más.

Le dije que eso es normal en mi cuando me deshidrato. Y me reviró, pero requiere que lo atiendan porque no es normal que la creatinina suba tanto (4.0), la urea (111.09) no importa pero la creatinina sí. habla de un mal funcionamiento de los riñones. Reí y callé.

Revisé los resultados mientras salía ya de alta y por más que le di vueltas no veía yo infección por ningún lado. Traía mi receta en la mano con tres medicamentos, uno de los cuales se me aplicó mientras pasaba la solución; era un antibiótico. Por supuesto ni compré ni me tomé ninguno de los indicados en la receta, posteriormente.

Llegué a casa, subí a mi cuarto, me metí a la cama y dormí, dormí, dormí. Ya a la mañana siguiente, bueno por la madrugada, bajé a la cocina y me partí tres naranjas, frías, las chupé como si fuera lo último que haría en la vida. Regresé a mi cama. A las 7.00 hrs al baño a bañarme. Me hacia falta, 36 horas sin hacerlo, debo haber apestado a león.

qué pasa con el resto de los indicadores: hemoglobina en 15.8, como todo un jovenzuelo; el potasio que era mi mayor preocupación, en 4.11 o sea casi al límite mayor; sodio apenas abajo de lo normal, 135.6; calcio, fósforo, magnesio apenas fuera de niveles. Los indicadores de posible infección, todos, dentro de niveles normales, o negativos, según el caso. No encontré la infección.

Una cosa quedó muy clara, la buena condición que he guardado en los últimos meses; la experiencia adquirida en el manejo de mis crisis, me permitió no caer en un estado crítico en esta ocasión. Claro no pude ganarle a la salida de líquidos y por eso la afectación momentánea del riñon, pero eso quedó ya saldado.

Comencé a comer, seguí con líquidos. Abigail Castán me recomendó un suero casero que me preparé y el sueño disminuyó. Hoy, ya me fui al cine y el hambre es atroz.

Entenderé nuevamente que nunca debo confiar en los dependientes de los puestos de comida y que no debo caer en excesos de confianza. La celiaca no perdona y cobra facturas muy caras !!!

Anuncios

8 comentarios en “La celiaca no perdona y cobra facturas muy caras

  1. Hola Oscar,te contare que yo soy un posible celiaco ya que mis examenes de los que me he tomado varios resultan negativos en papales pero mi biopsia indica atrofia vellositaria duodenal leve a moderado, mis sintomas (hinchazon,ardor intestinal, etc) van y vienen, estoy bajo de peso, tengo dudas si lo mio pudiera ser una candidiasis, estoy confundido, te hago una consulta, tus examenes de celiaquia resultaron todos positivos?. saludos desde Chile.

    • Mi diagnóstico fue hace mucho años (38), la verdad era muy joven y desconocía todas estas cosas, por lo que no recuerdo. pero puedo decirte que mis últimos exámenes, ya de seis años para acá, en ocasiones el Antitransglutaminasa sale positivo, pero la forma de corroborar como está mi intestino es con la biopsia, en la que puedo decirte que es una atrofia total y de acuerdo con la escala de Marsh estoy en la 3a, lo que me pone en la media de las atrofias más delicadas y con ello se corrobora la Celiaca Refractaria que porto.
      Sí es conveniente descartar la candida, como la colitis microscópica que es otra de las afecciones que indican síntomas como los que mencionas. ésta se comprueba o descarta vía colonescopía

  2. Hola Óscar! Espero ya te encuentres mejor, a mi me paso lo mismo en tierras tapatias estaba de paso hacia Manzanillo. No se qué comí Pero seguramente algo que tenía gluten a pesar de las precauciones ya conocidas, el caso es que tuve toda una noche visitas frecuentes al baño, que horror, no me sucedía hacia mucho mucho tiempo, y después otros síntomas, sangrado de encías, dolor de articulaciones, escurrí miento nasal, dolor de ojos, etc. Etc. Hoy hace ocho días de esto y sigo con retortijones y diarreas ocasionales, distendida y con el ánimo por los suelos!!!! Hable con mi doctor y me dijo que no había que hacer que tomara logical y esperara, pero los celiacos me han de comprender y me siento desesperada y con miedo de seguir con el estómago impredecible y malestares extraños sin contar las malas pasadas en el baño!,, que me recomiendas? Saludos

    • Paola: conmigo es muy chistoso todo. Mi principal problemas son las diarreas, por lo cual me deshidrato muy fácil.

      Yo lo que hago inmediatamente me comienzo a sentir mal y después de dos evacuaciones líquidas es comenzar a tomar sales de potasio (corpotasin) para evitar la baja del potasio, que es lo que provoca los calambres y la caída inmediata de fuerza; de esta manera evito este trastorno.

      Sin embargo, continúan las diarreas –yo, por ser celiaco refractario, tomo un medicamento, subo mi dosis en una tercera parte–; comienzo a tomar mucho líquido, principalmente me tomo un licuado de pepino, limón, apio y agua, sin azúcar. En esta ocasión me recomendaron un suero casero: el jugo de tres limones, un litro de agua, media cucharadita de bicarbonato de sodio, un poco de sal y miel y esa agua te la tomas como agua de uso. Con eso te hidratas.

      Y dejo de comer, aunque es nada recomendable. Me preparo un arroz aguado –así le puse– es arroz cocido con pollo –principalmente pechuga de pollo, con jitomate molido, zanahoria picada, papa, chícharos, cebolla y ajo –sin grasa– sal. Lo dejas que se cueza todo junto y le agregas agua, siempre tiene que estar semi líquido. Ya cocido bien todo, desmenuzas la pechuga y eso comes mañana, tarde y noche. Aparte de ser una comida completa, es muy nutritivo y ayuda al estómago. Aún sin hambre, lo comes de poco.

      Pero te digo que yo soy muy chistoso. La mejor manera de detener todo el problema es pasarme suero en el hospital, y automáticamente desaparecen los trastornos. Muchas veces lo logro así como te digo, pero, como en este caso, bastó litro y medio de suero para resarcir el problema. Duermo lo más que puedo, porque además no me puedo mantener despierto. hay que checar electrolitos, porque, en mi caso, inmediatamente, ante la falta de agua, subre la creatinina y la urea, muestra de que el riñn comienza a fallar. Con el líquido esto regresa a su estado normal.

      En fin, si sigues sintiéndote mal, lo más seguro es que traigas el potasio abajo. Hazte un análisis de sangre y pide que te tomen para potasio y sodio y con ello sabrás como andas. Si quieres, mientras tanto, toma corpotasin, son pastillas efervecentes, dos cada 8 horas y notarás el cambio. pero checate en laboratorio, es muy recomendable. Todo se sale de balance por las diarreas. Incluso tu hemoglobina.

      Espero te sirva esto. y cuéntame como sigues.

  3. Espero te acuerdes de mi yo soy celiaco vivi 6 aos en Guadalajara te fuimos a comprar un pastel con Lynda hernadez (mi exesposa tambien me abandono), los enfermos celiacos NO pueden coner en la calle NUNCA

    • Alex, ya con las referencias que me das, claro que me acuerdo de ti. Qué mal que te haya dejado Lynda. Ahora entiendo porque ya nunca volvimos a tener contacto en el Face. Dónde radicas ahora y cómo te encuentras de salud? Espero que en mejores condiciones. Un abrazo y estoy a tus órdenes

  4. Oscar espero ya te encuentres mejor, tu eres un gran ejemplo para todos, y si hay ve es que nos co fiamos de lo que nos dice la gente, cuidate y espero pronto conocerte, animo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s