Difícil coincidir con la ciencia

Miércoles. Estoy en el DF, Llego a las 7.30 hrs al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Subirán (INCMNSZ), el área de Laboratorio. No cabe una persona más, es un verdadero mundo de gente, la razón la conozco horas después, la semana anterior hubo días de descanso y la gente se ha juntado en esta semana.

Me toca la ficha 251, van en la 30. Me hago a la idea de que todo pasará rápido, pero no es así. Mi turno llega al filo de las 9.30 hrs. El área sigue testa de gente, no baja. Las colas son enormes para las cajas. Por fin me llaman. Toman las muestras de sangre y salgo de allí. A desayunar.

Tengo cita a las 15.30 horas con Gastro. Salgo del restaurante y me meto a la recepción del área de Atención Ambulatoria, un nuevo edificio donde se supone la atención será más expedita, pero igual, hay mucha gente. los días de descanso anteriores afectaron las consultas.

Me llaman, paso con un médico y yo tan lindo que soy, le digo que no me gusta que me cambien de médico cada ves que voy, porque entonces no hay continuidad en lo que hacemos. Pero el médico me sorprende. Sale del consultorio y regresa. Me dice, vamos a esperar al doctor Uscanga, porque con usted las cosas están difíciles, ya tiene el tratamiento adecuado y no responde adecuadamente. Mi peso estaba en 57.00 kilos y algunos de los resultados de laboratorio alterados.

Antes hice un recuento de las recaídas sufridas a consecuencia del maíz ingerido. No me creen mucho, pero los resultados no mienten.

Llega el doctor Uscanga; lo mismo el doctor Cerda y la doctor Milke (nutrióloga), comienza la plática, insisto en lo del maíz, no lo aceptan, hasta que uno de ellos dice, a lo mejor desarrollaste ya alguna intolerancia al maíz, pero no tendría que ver con el maíz.

Entramos al consultorio y el doctor Uscanga me revisa. La informan de mis recaídas y de cómo se alteraron algunas cosas, entre ellas la creatinina que los médicos de Jalisco que me atendieron dijeron estaba bien. Anduvo hasta en 4, cuando lo normal es .9. Comienzan a mencionar medicamentos, ante la posibilidad de que pueda existir alguna infección. Finalmente deciden y me mandan un antibiótico, que si me cae bien, seguirá de otro medicamento más para poder controlar y atacar la colitis linfocítica que tengo en el intestino desde hace ya tiempo.

La doctor Milke, previamente, había comentado que debería comer algo más de lo que acostumbro por estos días –pollo y arroz, más frutas y algunas verduras– Me dice que coma queso, huevo, nueces, almendras. le hago ver que haber comido el día anterior queso me provocó un poco de diarrea y un malestar en todo el cuerpo. Le digo, incluso que lala nos informó que sus leches ultrapasteurizadas están contaminadas y no son recomendables para los celiacos.

Aquí comienza la discusión. Me indica que consuma yogurt Lala, le insisto en que no son aptos. Ella dice que no es posible, que una leche se contamine. Yo le digo que la empresa así nos lo notificó y yo le creo a la empresa. Lo mismo sucede cuando digo que los yogurt Santa Clara son los que están aptos para nosotros. Entonces cuestiona el manejo de los mismos y allí nunca llegamos a acuerdos.

Me recomiendan comer Ensure, diluido en medio vaso de agua, la mitad de un frasco diario: les digo que hay GF y otro que no lo es. Me dice la nutrióloga que todos son aptos y hago la observación que no, porque hay ingredientes que no nos permiten su consumo.

Total, nunca llegamos a nada. me mando un medicamento que es a base de lactasa, para que pueda digerir la lactosa y no me cause malestar y así pueda consumir lácteos. Algo hay que hacer para subirme de peso.

El doctor Uscanga previamente insiste en que no entiende por qué no me han podido controlar. El doctor Cerda hace la observación de que mi dieta es muy estricta y que yo la cuido como pocos. Incluso hago comentarios en torno a lo que me recomiendan que consuma contiene mucho azúcar, y el doctor me dice, es que te cuidas demasiado. Y cómo no, si así me va como me va; de no hacerlo cómo estaría.

Termina un día de consulta más sin muchos avances, pero con el gusto de que nuevamente me atendieron los mejores médicos que hay en México en materia de Celiaquía, aunque con algunos no coincida en la manera de llevar mis alimentos.

Claro, nada dije del tratamiento alterno que llevo, con la Biofísica, ofrecida por Pilar Véjar y su socio. Yo espero que con ambos tratamientos esta condición de vida mejore mucho más y yo, recupere peso.

Anuncios

3 comentarios en “Difícil coincidir con la ciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s