…mi organismo dice otra cosa

Ni de éstos en mi dieta

Ni de éstos en mi dieta

Nunca se me a borrar de la mente aquella frase que soltó un jovencito de apenas 23 años, desde su cama de hospital, justo al lado de la mía, “usted puede decir lo que quiera, pero mi organismo dice otra cosa”. Diez minutos después este muchacho fallecía en las manos de su madre.

El joven estaba internado por un problema de riñones, de intestino, no recuerdo bien, eso fue ya hace tres años. Se quejaba constantemente y por momentos gritaba que le falataba el aire. Todos trataban de tranquilizarlo.

La doctora en turno, de esas que están su internado, se acercó a él, le tomó la presión y recién le acababa de tomar unas muestras de sangre. “Tú estás bien. Los resultados de laboratorio dicen que estás dentro de la normalidad. Haz de estar asustado. Y fue entonces cuando le dijo a la doctora, “pues ustedes pueden decir lo que quieran pero mi organismo dice otra cosa”.

La doctora se enfiló hacia la puerta de la sala, en la que había seis camas, insisto yo en la del rincón, junto a la de este joven. Cuando comenzó a gritar más fuerte y con mayor desesperación.

La madre ahí presente, trató de tranquilizarlo, resó con él o junto a él y el muchacho se tranquilizó por un instante. No había querido comer nada en las últimas 24 horas. Cuando de momento emitió un grito muy feo que caló en todos los presente. “Me muero, me muero”. “No pasa nada, tranquilo”, le dijo su madre. “Deme la bendición”, dijo a su madre y dejó se hacer ruido, dejó de respirar. La madre corrió por la doctora. Llegaron otros internos e hicieron todos los intentos posibles por revivirlo. Todavía la doctora que lo había visto minutos antes dijo, Pero si estaba bien. Sí, pero me quedó claro que su “organismo decía otra cosa”.

Esta historia viene a colación, porque hace un par de semanas yo me sentía si no perfectamente, por lo menos no daba muestras de trastorno alguno. Sí medio débil con sueño, menos animado que antes, pero se lo achacaba yo a que había disminuido la Budesonia, medicamento que tomo para controlar la Celiaca Refractaria.

Preocupado busqué a una doctora especializada en el estudio de la EC. Me pidió mandarle un muestra de sangre y así lo hice.

El viernes pasado, me compré un libro y dije voy a leer un rato y como los mejores lugares para hacerlo son las cafeterías. Pues me metí a una cafetería de mi agrado. Pedí un café. Dos horas después salí de ahí y me enfilé hacia mi casa.

Ya por la tarde comencé con problemas. Dije es el café que me irritó. Tenía mucho tiempo que no tomaba café, sabedor de que me ocasiona ciertos problemas. Coincidentemente, el viernes por la noche veo en mi correo la respuesta de la doctora con los resultados de mis análisis.

Óscar,

siento decirle que sus títulos de anticuerpos específicos andan altos. Los títulos de IgA anti-transglutaminasa (que es el autoanticuerpo en enfermedad celiaca, indica que está activa, no controlada). Sí tiene respuesta a las zeínas del maíz, que siguen con títulos altos aun después de que no ha consumido maíz durante al menos 3 meses.

Por otra parte, tiene respuesta alta de IgE a algunos alimentos. Esto significa que puede tener síntomas casi inmediatos o pocas horas después de su consumo. Entre esos alimentos están el huevo y la leche (que sí consume como yogurt). También están camarón, aguacate y cacahuate. Así mismo, la IgE total está alta, indicando respuesta alérgica. Respecto a esto de la respuesta alérgica en enfermedades inflamatorias de intestino (no solo en la celiaquía), solo hay algunos estudios, muy pocos y muy recientes. Algunos infieren que no cede la respuesta alérgica al desinflamarse el intestino y otros que sí.

También su IgA total está alta (puede ser por infecciones o por la enfermedad autoinmune).

Lo del arroz integral —yo comenté que compré este tipo de arroz y que me cayó muy mal–me parece mas que normal que le haga daño, no es por el gluten sino por la fibra cruda que hace daño a muchas personas con inflamación intestinal, igual pasa con los fructooligosacáridos que a veces recetan los médicos y nutriólogos como fuente de fibra. No los tome. El arroz blanco siga consumiéndolo. Si pudiera cambiar la fuente de proteína que le aportan los huevos por pollo, ternera o pescado fresco, sería mejor. ¿Ha probado la proteína de soya? la podría poner en su bebida de frutas frescas en lugar de yogurt, es buena fuente de proteína para los adultos.

En resumen, mi recomendación sería que retirara el yogurt y el huevo por un tiempo y cuando se sienta muy bien, pruebe uno de ellos solamente a la vez (mejor sería en unos 3-4 meses).

Posterior a esto, le di vueltas a qué podría ocasionar mi alteración en los indicadores de anticuerpos, cuando recordé que tenía desde cerca de un mes atrás que había iniciado con un complemente a base de levadura de cerveza y vitamina B, que en el lugar me dijeron era libre de gluten.

Inmediatamente le escribí a la doctora para comunicarle esto. El complemento se llama Brewer’s Yeast 500, del cual  tomaba ocho pastillas, cuatro en la mañana, después del plato fuerte y cuatro después de comer .

La respuesta fue inmediata: “ya sé de dónde puede venir la positividad de los anticuerpos anti-gliadinas y anti-transglutaminasa. El producto de levadura de cerveza que está tomando contiene gluten, trigo y maíz. Supongo que son cantidades pequeñísimas, pero lo tienen así reportado en una de las páginas de GNC en inglés. En otra página, también dice que está contraindicado en casos de enfermedades intestinales, como colon irritable, enfermedad de Chron, etc. Hay que dejarlo por la paz. Con tan buena alimentación que tiene no creo que requiera suplementos vitamínicos, pero si así fuera, hay que comprar unos que no contengan residuos de gluten.

Lo más sorprendente de todo esto, es que una vez retirado huevo, yogurt, complemento, y aguacate, que formaban parte de mi dieta diaria, se me vinieron ls consecuencias encima.

Comencé con más diarrea, Evacuaciones con alimentos en gran cantidad y hasta espumosas. Comenzaron los dolores de estómago y los dolores de cabeza que ya tenía desde semanas antes, se intensificaron. Llevo apenas tres días con esta nueva dieta, mucho más estricta y es hasta hoy que comienza a disminuir un poco la molestia intestinal, aunque prevalecen algunos dolores momentáneos de estómago y cabeza. Las evacuaciones aún son con mucho alimento. Pero disminuyeron en cantidad.

Un error de omisión y mala información de la dependienta de la tienda GNC, me llevaron a este estado. Pero con mi dieta estamos seguros que superaré esta semi-crisis

Así que nada de cereales –a excepción de arroz; nada de seudocereales, lácteos, huevo, aguacate, cacahuate y camarones.

Descubrimientos que hace la ciencia y la buena voluntad humana. Y que puede ser la causa de que por tantos años yo no logre llegar a un estado o una condición de buena salud y con estos errores menos.

Anuncios

Un comentario en “…mi organismo dice otra cosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s